recorridoalatierraprometida

Archive for octubre 2011

Aclamación:  Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie va al Padre, si no es por mí, dice el Señor.  Lucas: 11, 47-54


Les pedirán cuentas de la sangre de los profetas, desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías.
Si el dia de hoy te pidiera Dios que rindieras cuentas ante su presencia, que sería todo lo que le dirías, cuáles serían las acciones que le contarías ? Tendrias mucho que contar  de cuando ayudaste a tu prójimo, de cuando cuidaste de un enfermo, cuando fuiste empático y paciente en lugar de enojarte y explotar , de las ocasiones que perdonaste sin pedir nada a cambio y cuantas cosas le contaras acerca de acciones que tuviste de enojo, de odio, rencor, desesperación, desesperanza, falta de confianza en Dios, dudas de la palabra de Dios.

Un dia tendremos que rendir cuentas de todo lo que hemos hecho en la Tierra y debemos estar preparados para ese dia, debemos estar felices cuando llegue, felices de poder contar que hemos ayudado, hemos sido humildes, agradecidos, con una Fé inmensa en Dios Nuestro Padre, poder decir orgullosamente que por mas dificil que fuera la situación, no renegamos y nos abandonamos en Dios, en la oración.

Dios te dice: Yo soy el camino, la verdad y la vida, hacer un exámen de conciencia, arrepentirnos, confesarnos, comulgar y ofrecer la Eucaristía por la salvación.

Oración: Gracias Señor por preocuparte siempre por mi.

Con todo cariño y respeto

Edith Rizo

Historia de la Virgen del Pilar   12 de Octubre

  La tradición, tal como ha surgido de unos documentos del siglo XIII que se conservan en la catedral de Zaragoza, se remonta a la época inmediatamente posterior a la Ascensión de Jesucristo, cuando los apóstoles, fortalecidos con el Espíritu Santo, predicaban el Evangelio. Se dice que, por entonces (40 AD), el Apóstol Santiago el Mayor, hermano de San Juan e hijo de Zebedeo, predicaba en España. Aquellas tierras no habían recibido el evangelio, por lo que se encontraban atadas al paganismo. Santiago obtuvo la bendición de la Santísima Virgen para su misión.

 Los documentos dicen textualmente que Santiago, “pasando por Asturias, llegó con sus nuevos discípulos a través de Galicia y de Castilla, hasta Aragón, el territorio que se llamaba Celtiberia, donde está situada la ciudad de Zaragoza, en las riberas del Ebro. Allí predicó Santiago muchos días y, entre los muchos convertidos eligió como acompañantes a ocho hombres, con los cuales trataba de día del reino de Dios, y por la noche, recorría las riberas para tomar algún descanso”.

 En la noche del 2 de enero del año 40, Santiago se encontraba con sus discípulos junto al río Ebro cuando “oyó voces de ángeles que cantaban Ave, María, gratia plena y vio aparecer a la Virgen Madre de Cristo, de pie sobre un pilar de mármol”. La Santísima Virgen, que aún vivía en carne mortal, le pidió al Apóstol que se le construyese allí una iglesia, con el altar en torno al pilar donde estaba de pie y prometió que “permanecerá este sitio hasta el fin de los tiempos para que la virtud de Dios obre portentos y maravillas por mi intercesión con aquellos que en sus necesidades imploren mi patrocinio”.

Desapareció la Virgen y quedó ahí el pilar. El Apóstol Santiago y los ocho testigos del prodigio comenzaron inmediatamente a edificar una iglesia en aquel sitio y, con el concurso de los conversos, la obra se puso en marcha con rapidez. Pero antes que estuviese terminada la Iglesia, Santiago ordenó presbítero a uno de sus discípulos para servicio de la misma, la consagró y le dio el título de Santa María del Pilar, antes de regresarse a Judea. Esta fue la primera iglesia dedicada en honor a la Virgen Santísima.

Aclamación: Hagámosle caso al Señor, que nos dice: “No endurezcan su corazón”     Evangelio: Lucas 11, 29-32

A la gente de este tiempo no se le dará otra señal que la del profeta Jonás. 
   Las personas religiosas en tiempos de Jesús, se apegaban 100% a las normas y las leyes, eso les hacía totalmente rígidos en su actitud, tenían un corazón endurecido, Cristo viene para establecer lo definitivo, para aclarar la escencia de las escrituras: EL AMOR Y LA MISERICORDIA.
Antes que cualquier otra cosa Dios quiere que lo amemos a él, y que ese amor nos llene tanto que se derrame en los demás:en el prójimo, alguna vez dirá: “Como puedes amar a Dios que no ves, y tratar mal a tu prójimo que si ves? o “Si alguno se acerca al altar y recuerda que ha ofendido a su prójimo, que vaya primero a reconciliarse con su prójimo.”
El amor que le tenemos a Dios, y el amor infinito que Dios nos dá debe tener consecuencias para y con los demás, porque esa es la manera como comprobamos en nuestras vidas que estamos llenos de Dios, esa es la manera como damos señal de que Jesús está vivo en nosotros, y que le amamos con todo el corazón.
Dios te dice: No endurezcas tu corazón, abre las ventanas de tu alma para que mis palabras penetren hasta el fondo de tu corazón y nazca en ti una nueva luz de amor, de esperanza, de misericordia.
Oración:  haz que tus fieles caigan en la cuenta de que estamos llamados a trabajar por la salvación de los demás, para ayudar a los demás, al prójimo, para que todos los pueblos de la tierra formen una sola familia y surja una humanidad nueva en Cristo nuestro Señor, amén
Con Cariño y Respeto.
Edith Rizo

Proclamación:  Conviden el banquete de bodas a todos los que se encuentren                 Evangelio:   Mateo: 22,1-14

Todo lo puedo unido a aquel que me da fuerza.       Jesus, nos da su palabra muchas veces en forma de parábolas, lo que trata de hacer es hablarnos en una manera diferente haciendo historias, dando ejemplos para que podamos comprender que el nos tiene reservado un gan banquete, un gran festejo solo para nosotrs y que de muchas maneras a lo largo de nuestra vida nos invita a participar acercándonos a la oración, a su palabra, meditándolo, ayudando a los demás, cambiando nuestro vivir y nos manda continuamente invitaciones a veces pueden ser algunas palabras al meditar el evangelio, en otras ocasiones la invitacion puede venir en forma de persona que necesita ayuda, en otras se nos presenta en oportunidad para rezar; pero nosotros continuamente estamos rechazando esas invitaciones a unirnos con el, a asistir y formar parte de su banquete, de su celebración y es algo en lo que tenemos que meditar, cuantas veces por motivos en ocasiones sin importancia lo dejamos de lado, anteponiendo el placer social, el trabajo, las fiestas, los bienes materiales, sin entender que unidos a Él, unidos a Dios Nuestro Padre todo lo podemos, podemos superar cualquier adversidad que se nos presente.

Dios nos dice: Está atento a mis llamados, a mis invitaciones, quiero que participes de mi banquete, quiero oración, arrepentimiento, humildad, amor por el prójimo, quiero que te abandones y confíes en mi, quiero que te unas a mi.

Oración:  Padre, en este día, abre nuestro entendimiento y enciende en nuestros corazones con la llama de tu amor, que tu Palabra llegue hasta lo más profundo de nuestro interior y sea depositada como una semilla de vida nueva, y que el agua que hoy recibimos nos recuerde que somos tus hijos, parte de tu familia, por Jesucristo Nuestro Señor, Amén.
Con todo mi cariño, y enorme respeto,
Edith Rizo

                                                                                                      Santa Brigida  ( 8 de octubre)                  
                                                                              Fiel es esta palabra:
 Si hemos muerto con Él también con Él viviremos.(2 Timoteo, 2, 11)
     Santa Brígida, noble dama sueca, nacida en 1302, pronto dio muestras de una gran devoción a la Pasión de Jesucristo. Después de un sermón relativo a sus padecimientos, se le apareció el Salvador ensangrentado. De tal modo la conmovió este espectáculo, que desde entonces no podía oír hablar de la Pasión sin verter abundantes lágrimas. Todas las noches se levantaba para orar a Dios ante su crucifijo. Dejó a la posteridad sus maravillosas Revelaciones. Contrajo matrimonio con Ulf, del que tuvo ocho hijos. Fundó después una Orden que lleva su nombre; entró de religiosa en ella y su marido en la Orden del Cister. Visitó Jerusalén y murió en Roma el 23 de julio de 1373.
MEDITACIÓN
SOBRE LA MORTIFICACIÓN

I. Debes alejar de ti, mediante la mortificación, todo lo que pueda llevarte al pecado mortal; no es éste un consejo, es un verdadero precepto. Si te ex pones a las ocasiones de ofender a Dios, en ellas perecerás. El Evangelio te manda arrancarte el ojo y la mano que te escandalicen, es decir, dejar aquello que más quieras, cuando sea para ti ocasión de ofender a Dios. ¿Lo haces?

II. En la medida en que puedas, abstente de los placeres permitidos. Cuanto más te despegues de las consolaciones de la tierra, tanto más gustarás los gozos del cielo. Esta mortificación te impedirá caer en pecado. Un momento de sufrimiento en esta vida me librará de largos días de dolor en el purgatorio: ¿por qué, pues, he de amar mis comodidades al punto de no querer sufrir nada? Sed al mismo tiempo sacerdotes y víctimas, perseguidores y mártires. (San Eusebio).

III. Aun cuando la mortificación no me ofreciese más ventaja que la de hacerme semejante a mi Salvador crucificado, ¿no sería suficiente para hacérmela amable? Ella me hace recordar lo que Él ha sufrido por mí. ¡Oh alma mía! ¿dónde está el amor que tienes por Jesús? Si lo amas, debes asemejarte a Él; si rehúsas participar de sus padecimientos, no esperes participar de su gloria. ¿ Tan poco amor tengo por ti, oh Dios que tanto me amasteis, que puedo vivir sin dolor viéndote en la cruz? No puedo estar sin heridas cuando te veo cubierto de llagas. (San Buenaventura).

 

La mortificación
Orad por la conversi6n de los cismáticos.

ORACIÓN

Señor Dios nuestro, que, por vuestro Unigénito Hijo, habéis revelado a Santa Brígida los secretos del cielo, haced, por su piadosa intercesión, que vuestros servidores un día se regocijen eternamente en la posesión de vuestra gloria. Por J. C. N. S. Amén

Fiesta  (7 de Octubre)

 Memoria de la santísima Virgen María del Rosario. En este día se pide la ayuda de la santa Madre de Dios por medio del Rosario o corona mariana, meditando los misterios de Cristo bajo la guía de aquélla que estuvo especialmente unida a la encarnación, pasión y resurrección del Hijo de Dios.

Cuenta la leyenda que la Virgen se apareció en 1208 a Santo Domingo de Guzmán en una capilla del monasterio de Prouilhe (Francia) con un rosario en las manos, le enseñó a rezarlo y le dijo que lo predicara entre los hombres; además, le ofreció diferentes promesas referentes al rosario. El santo se lo enseñó a los soldados liderados por su amigo Simón IV de Montfort antes de la Batalla de Muret, cuya victoria se atribuyó a la Virgen. Por ello, Montfort erigió la primera capilla dedicada a la imagen.

En el siglo XV su devoción había decaído, por lo que nuevamente la imagen se apareció al beato Alano de la Rupe, le pidió que la reviviera, que recogiera en un libro todos los milagros llevados a cabo por el rosario y le recordó las promesas que siglos atrás dio a Santo Domingo.

El rezo del Santo Rosario es una de las devociones más firmemente arraigada en el pueblo cristiano. Popularizó y extendió esta devoción el papa san Pío V en el día aniversario de la victoria obtenida por los cristianos en la batalla de Lepanto (1571), victoria atribuída a la Madre de Dios, invocada por la oración del Rosario. Más hoy la Iglesia no nos invita tanto a rememorar un suceso lejano cuanto a descubrir la importancia de María dentro del misterio de la salvación y a saludarla como Madre de Dios, repitiendo sin cesar: Ave María. La celebración de este día es una invitación a meditar los misterios de Cristo, en compañía de la Virgen María, que estuvo asociada de un modo especialísimo a la encarnación, la pasión y la gloria de la resurrección del Hijo de Dios.

Promesas de Nuestra Señora, Reina del Rosario, tomadas de los escritos del Beato Alano:

1. Quien rece constantemente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.
2. Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.
3. El Rosario es el escudo contra el infierno, destruye el vicio, libra de los pecados y abate las herejías.
4. El Rosario hace germinar las virtudes para que las almas consigan la misericordia divina. Sustituye en el corazón de los hombres el amor del mundo con el amor de Dios y los eleva a desear las cosas celestiales y eternas.
5. El alma que se me encomiende por el Rosario no perecerá.
6. El que con devoción rece mi Rosario, considerando sus sagrados misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá de muerte desgraciada, se convertirá si es pecador, perseverará en gracia si es justo y, en todo caso será admitido a la vida eterna.
7. Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin los Sacramentos.
8. Todos los que rezan mi Rosario tendrán en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia y serán partícipes de los méritos bienaventurados.
9. Libraré bien pronto del Purgatorio a las almas devotas a mi Rosario.
10. Los hijos de mi Rosario gozarán en el cielo de una gloria singular.
11. Todo cuanto se pida por medio del Rosario se alcanzará prontamente.
12. Socorreré en sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.
13. He solicitado a mi Hijo la gracia de que todos los cofrades y devotos tengan en vida y en muerte como hermanos a todos los bienaventurados de la corte celestial.
14. Los que rezan Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.
15. La devoción al Santo rosario es una señal manifiesta de predestinación de gloria.


 

Aclamación: Hemos recibido un espíritu de hijos, que nos hace exclamar    Evangelio: Lucas 11, 1-4 

Señor enséñanos a orar:  “Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas, ésta es de las oraciones mas poderosas, porque muestra palabras de vida, palabras de reflexión, de meditación, al pronunciar esta oración diaria estamos diciéndole a Dios Nuestro Padre que aceptamos y queremos seguir sus mandatos, sus enseñanzas, que queremos vivir en su Reino, ademas de mostrar arrepentimiento por las ofensas que podemos causar a nuestro prójimo, pedimos que El nos acompañe a cada momento del día, porque así es como debe de ser, para actuar como Dios quiere, con paciencia, con humildad, respetando a los demás y dando amor

Dios te dice: Pronuncia esta oración todos los días, pero pronunciala de corazón y estarás orando para ser cada día mejor.

Oración: Gracias por esta oración tan maravillosa, por recibir tantas bendiciones al pronunciar estas palabras, por Jesuscristo Nuestro Señor, Amen

Con todo cariño y respeto

Edith Rizo


INTENCION DEL SANTO PADRE GENERAL MES DE DICIEMBRE

POR LA CONCORDIA Y LA PAZ "Para que todos los pueblos de la tierra, a través del conocimiento y el respeto recíproco, crezcan en la concordia y la paz."

INTENCIÓN DEL SANTO PADRE PARA EL MES DE DICIEMBRE

INTENCIÓN MISIONERA. " Para que los niños y jóvenes sean mensajeros del Evangelio y para que su dignidad sea siempre respetada y preservada de toda violencia y explotación "

Únete a otros 50 seguidores

Blog Stats

  • 17,723 hits

Reflexiones

A %d blogueros les gusta esto: